¡Hoy puedo contar algo de nuestra última visita en una de las ciudades más románticas que vimos…, Viena !!!

Viena (en alemán Wien) es la capital de Austria y con sus 1,7 Millones de habitantes esta situada a orillas del rio Danubia en el valle de los Bosques de Viena, al pie de las primeras estribaciones de los Alpes.
Fuimos con el coche por casi toda Europa para volver después de 22 años a este lugar especial. Estuvimos ya nerviosos por ver los cambios en ese trayecto de dos decádas. Nos preguntamos, ¿si habría todavía tantos cafetería típicas (Kaffehaus) , siguen hablando su dialecto, existen todavía las casas de la temporada Habsburgo, y mucho más …???  
Llegamos a un precioso hotel con más de 100 años de historia, cerca del centro llamado “Hotel Donauwalzer” con un servicio excelente, gran buffet de desayuno, habitaciones muy limpios, wifi y un parking de coches para profesionales de la Formula I. Tuvimos suerte con la gente, que nos ayudaron de encontrar los lugares de que nos recordamos. A parte del mal tiempo que hizo al final de julio de este año vitamos todo de Viena que pudimos ver, con los palacios, museos, Mozarthaus, Catedrales, rio Danubia, trenes, plazas, conciertos, festivales, parques y claro que si el Prater con su Riesenrad. Además comíamos lo típcio y bien,  como Wiener Schnitzel, Sacha-Torte, Wiener Kaffe, Mozartkugeln, Filetes a la Austriaca, Salchichas que ni conocí yo… 
La ciudad tiene una larga historia, ya que es una de las más antiguas capitales de Europa, por lo que cuenta con un importante patrimonio artístico. Durante el siglo XIX fue una de las grandes capitales musicales del Mundo y a principios del siglo XX meca de la filosofía y el debate político de Occidente, así como uno de los principales centros culturales mundiales.


Viena fue capital de Hungría y desde el siglo XV hasta las guerras napoleómicas capital del Sacro Imperio Romano Germánico, al ser la residencia habitual de los Habsburgos.
Tras la derrota austriaca a manos de Napoleón Bonaparte en el año 1809, éste último se hospeda en el palacio de Schönbrunn, en Viena (donde -ironías de la historia- apenas unos años atrás se habían hospedado Luis XVI y María Antonieta, hija de María Teresa y Francisco I, emperadores de Austria). Durante esta estancia, Francia y Austria se alían, y Napoleón desposa a María Luisa, también hija de los emperadores de Austria. Metternich, canciller austriaco en esta época, cambia a Austria al bando antinapoleónico tras la derrota francesa en Rusia.